ZAVÁN

Projecció + col·loqui

Zaván es manté en l'anonimat com a part de la seva postura creadora. A través de l'entrevista realitzada per Samuel Alarcón el 2014 mitjançant correu electrònic, Zaván ens parla del concepte d'anonimat i del seu extraordinari documental Del Poder que presentem en aquesta sessió:

"En realidad no oculto mi identidad. Lo que intento es preservar mi mundo íntimo y para esto veo necesario desvincular mi aspecto físico y mi obra. Creo que son dos cosas completamente distintas y que no tienen que ir juntas. Quizás deberíamos preguntarnos por qué hay en general ese deseo de conocer al autor de las obras, cuando lo que nos interesa en realidad es su trabajo. Creo que, por un lado, la obra hay que valorarla por sí misma como obra, al margen de quién la firme, y por el otro, a las personas hay que valorarlas por su calidad humana, no por sus obras. Yo también creo que se paga un precio por tener un aspecto físico que se reconozca públicamente. En mi trabajo creativo pretendo actuar con integridad y contar las cosas como creo que debo contarlas. Intento no hacerlo nunca desde la ofensa, pero aún así hay muchas personas que se pueden tomar a mal mis películas. Vivo con mucha más tranquilidad sabiendo que determinadas personas no tienen un acceso fácil a mi vida privada. Hay mucha locura en este mundo.

En principio no tengo ninguna vinculación con ningún movimiento. Simpatías sí, muchas, incluso por movimientos contradictorios entre sí. Pero en general no me gustan las categorías reduccionistas ni las definiciones simplistas. Si tuviese que definir una vinculación esa sería con la vida en general, con el ecosistema y con la humanidad. Este punto de partida hace que sienta simpatía por todas las personas que luchan para construir un mundo más justo, desde la equidad, el compromiso y la generosidad. También desde la humildad. Creo que las manos están llenas de miles de gestos inapreciables, que hacen de este mundo un lugar mejor.

La labor de búsqueda, recopilación y organización de material sobre los sucesos de Génova fue muy ardua. La convocatoria de los movimientos sociales italianos fue secundada por unas 300.000 personas procedentes de todos los rincones del planeta y, pese a los intentos de la policía, las grabaciones de los sucesos se acabaron diseminando por todos esos lugares. Por suerte, diferentes organizaciones sociales, como Indymedia y el Comitato Piazza Carlo Giuliani, se empeñaron en la tarea de recopilar todas esas pruebas como testimonio y denuncia de los excesos que allí se habían cometido y eso facilitó mucho el trabajo de realización de un gran número de documentales. Del Poder se construye principalmente a partir de imágenes extraídas de esas películas.

No se trata de saber qué ocurrió en la ciudad de Génova del 19 al 22 de julio de 2001 desde una perspectiva cuantitativa atenta al dato y afanada en encontrar la verdad, sino de comprender en profundidad lo que allí ocurrió para tratar de enriquecer nuestra comprensión del presente. Es por esta razón por la que en la película apenas se dan datos. Lo que hay que comprender es la estructura política y las dinámicas que genera, y no perderse en los detalles que pueden ser más superficiales. Es por esta razón que he tratado de limpiar en la medida de lo posible todo el ruido que envolvía los acontecimientos para de alguna manera tratar de ir a la esencia.

Además de todo lo anterior, creo que Del Poder también aporta una experiencia emocional. No le cuenta al espectador lo que allí ocurrió, sino que se lo hace sentir provocando una necesaria reflexión íntima. Parece que la película requiere un espectador activo. Algún crítico ha definido este trabajo como «cine de no evasión». Esto no deja de ser una etiqueta, pero creo que atina bastante bien con el carácter del montaje. Afortunadamente, la película ha encontrado en general, hasta el momento, un público abierto a esta experiencia y dispuesto a no evadirse. Para muchas personas ha representado una fractura importante, porque no es el documental que esperaban encontrarse. Después de tantos trabajos audiovisuales como se han hecho a partir de los acontecimientos de Génova 2001, creo que Del Poder todavía ha sido capaz de aportar un enfoque nuevo.

Del Poder
es claramente una película política porque se interesa por cuestiones como la democracia, el Estado de derecho, la sociedad civil... pero no sé si cuadra del todo con sus compañeras de categoría. La etiqueta "cine político" abarca un espectro muy amplio que incluye películas claramente divergentes entre sí, algunas de las cuales tienen perfecta cabida dentro de los canales habituales de distribución. Creo que en general es difícil distribuir cualquier producción cultural que se salga de los planteamientos más habituales, porque carece de una masa crítica de espectadores que la respalde. La mayor parte de los consumidores culturales parecen más interesados en productos de consumo rápido, superficiales, novedosos, sin implicación emocional y de fácil acceso. Por suerte, ahora, especialmente gracias a internet, existen otros cauces a través de los que, los que nos encontramos en franca minoría, podemos encontrar y exhibir otro tipo de contenidos.

Sin duda, al igual que meter un mensaje en una botella no es la mejor forma de comunicación, mostrar una película en internet tampoco es la mejor forma de exhibición, pero al menos es una posibilidad. Algunas personas, a partir del visionado en internet de Del Poder, han sentido la necesidad de conseguir la película para su proyección en contextos más próximos al cinematográfico. Supongo que al final lo más importante es que el trabajo sea accesible para todo el mundo.

Creo que en la contracumbre del G8 de Génova los movimientos sociales antiglobalización recibieron una lección terriblemente dura. El miedo quedó grabado en la conciencia de gran parte de los manifestantes. Todavía hoy me llegan comentarios de algunas de las personas que participaron, que cuentan que consiguieron procesar lo que habían experimentado cuando vieron mi documental, más de diez años después. El hecho es que el movimiento antiglobalización se vino abajo y nunca más volvió a recuperar la energía que logró tener en el año 2001. No sé lo que se ganó o perdió después Génova en la historia de las luchas sociales. Me gustaría creer que gran parte de la inteligencia que despliega un movimiento como el 15M tiene que ver con haber sido capaces de aprender de las experiencias del pasado, incluida la de Génova 2001. Es cierto que la represión de Génova logró desactivar en gran parte esa corriente de contestación social internacional, y que los nuevos movimientos sociales son más locales, pero también es cierto que estos movimientos más locales han conseguido reactivar una gran parte de la sociedad civil a la que los activistas antiglobalización no lograron alcanzar. Y creo que es ahí donde hay que incidir. Los que trabajamos con las diferentes formas de expresión tenemos ahí mucho que hacer. Como diría Godard: «El artista no tiene derechos, tiene obligaciones»."

L'entrevista es pot consultar íntegrament en el vídeo Hablar del poder sin Zaván al següent link:
vimeo.com/94564563
facebook
zavan_films@terra.com

Del Poder
2011_72 min

Autor Zaván
Música Oriol Catalá

El 2001, a la contracimera del G8 a Gènova, l'enfrontament entre l'Estat i els moviments socials antiglobalització va deixar veure la veritable naturalesa del poder. La repressió policial va ser la resposta a la més nombrosa protesta que s'havia viscut fins al moment. Tres-cents mil manifestants van veure el costat més violent de la democràcia. A partir d'imatges dels esdeveniments, preses de diverses fonts, es reflexiona de manera general sobre la democràcia, el poder i els seus símbols, el paper dels mitjans de comunicació, la violència... al mateix temps que es planteja una reflexió sobre el llenguatge cinematogràfic i les seves possibilitats.

Génova 2001 marcó un hito dentro de la historia de las protestas antiglobalización. Un movimiento que, evento tras evento, crecía exponencialmente hasta lIegar a las 300.000 personas, fue frenado bruscamente. Hacía mucho tiempo que, en un país en democracia, la represión no se ejercía de una manera tan brutal y descarada. EI centro de la ciudad fue amurallado para que los representantes de los ocho países más poderosos del mundo pudieran reunirse con tranquilidad, mientras en los alrededores la policía cargaba contra los manifestantes con una violencia inusitada. EI Estado de derecho fue congelado, se reprimieron manifestaciones legales, se vulneró la libertad de prensa, periodistas y manifestantes fueron golpeados e incluso se llegó a disparar contra ellos (Carlo Giuliani fue la víctima), se suspendió el tratado de Schengen, se impidió el acceso de abogados y senadores a las pesquisas, se hizo uso de pruebas falsas en los juicios... EI resultado fue un muerto, cientos de heridos y miles de traumas psicológicos. EI movimiento antiglobalización nunca más volvería a ser el mismo.
A partir de grabaciones procedentes de las más diversas fuentes, este documental nos hace revivir aquellos hechos, de modo que las imágenes de ese pasado reciente nos ayuden a comprender el presente (decían Angela Ricci-Lucchi y Yervant Gianikian, que "las imágenes del ayer lIevan consigo los gérmenes de las imágenes de hoy").
Quizás la clave más importante para un análisis profundo de este trabajo sean sus tres primeros planos, una suerte de evento deportivo convertido en carta de ajuste, donde las masas emocionadas enarbolan con pasión los símbolos de sus diferentes países, en una enérglca manifestación de orgullo patrio. Diferentes banderas, pero un mismo gesto, una misma emoción, una misma empatía por aquellos que nos representan como Estado de derecho, como Estado democrático, como formación política a la cual pertenecemos y a cuyas leyes debemos ajustarnos; y más grande es la empatía cuanto más grande es la victoria.
De esta manera, centrando el plano en los espectadores e ignorando el motivo que los ha reunido, aficionados y evento se transforman a nuestros ojos en activistas y acto político. Este escueto punto de partida nos proporciona las ideas adecuadas a partir de las cuales reflexionar el resto de la película, formada fundamentalmente por otros activistas y otros actos políticos.
EI montaje, encuadrado en la corriente del Found Footage o "metraje encontrado", ha sido realizado en su mayor parte a partir de material de archivo grabado por los propios activistas con medios no profesionales. En él, las imágenes se suceden, muchas veces confusas y desdibujadas. Este es un aspecto que sin duda sorprende. La apariencia de las imágenes queda relegada a un segundo plano y el contenido de las mismas se impone a su forma, tal y como explicita una de las cinco declaraciones de principios que aparecen al comienzo de la película y que nos dice: "EL CONTENIDO (NO LA FORMA)". En este sentido, se trata de una película a contracorriente, que plantea una manera diferente de entender la forma. Si la tendencia general apunta hacia Ia High Definition o "alta definición" como un valor en sí mlsmo, este documental nos obliga a replanteamos esa carrera hacia el hiperrealismo, del misrno modo que en su momento tuvo que hacerlo la pintura.
También llama la atención la ausencia de sonido en gran parte del documental. EI silencio se convierte en un elemento estructural, aportando una dosis de intensidad a unas imágenes ya de por sí bastante intensas y que se expresan prácticamente por sí soIas. En ausencia de una voz narradora, eI espectador dispone de un mayor margen de libertad para interpretar lo que ve. Toda Ia subjetividad de Ia obra se apoya en el montaje y en el contenido de los planos, que tienen Ia virtud de convertimos en testigos presenciales de lo sucedido, y por tanto en espectadores activos que deben tomar posición respecto a lo que ven.
Otro de los cinco principios que aparecen al comienzo de Ia película dice: "LO GENERAL (NO LO CONCRETO)". De acuerdo con esto, aunque todo el material que compone el collage pertenezca a los mismos hechos, no se nos dan las cifras (tan desiguales según quien las ofrece), ni los nombres de los lugares o los protagonistas (tan intercambiables entre sí). De esta manera, obtenemos un modelo, más emocional que teórico, del Poder, extrapolable a diferentes momentos históricos y a diferentes lugares. Sorprende ver, por ejemplo, el paralelismo existente entre Del Poder y Le fond de l'air est rouge (Chris Marker, 1977), excepcional película hecha a raiz de las revueltas del 68 y que realiza un atinado análisis del Poder. Incluso, remontándonos mucho más allá en eI tiempo, eI modelo seguiría funcionando: un Poder económico amurallado en su avaricia, un manipulador Poder ideoIógico, un Poder represivo a sueIdo y un Poder del pueblo reprimido. "PODER DEL PUEBLO (NO PUEBLO DEL PODER)", como apunta otro de los principios que encabezan eI documental, una clara reivindicación de la democracia como realidad concreta. Este trabajo insiste, por tanto, en distinguir forma y contenido, en no confundir los símbolos con la realidad que representan. Y en este sentido, nos invita a repensar la relación entre el concepto de democracia y la realidad objetiva que lo encarna.
Todos estos presupuestos hacen que Del Poder entronque con la corriente del cine-ensayo, especialmente con Jean-Luc Godard, realizador al que se hacen varios guiños a lo largo de la película. Pero además podemos rastrear las huelIas de otras influencias cinematográficas. Así, por ejemplo, aunque el estilo de montaje nos recuerda por rnomentos la obra del director armenio Artavazd Pelechian, Ia temática y Ia forma de desarrollarla nos recuerda más bien cierta tradición del cine político francés.

PREMIOS Y FESTIVALES
- 43ª ALCANCES Muestra Cinematográfica del AtIántico, Cádiz, España 2011.
Premio "Fernando Quiñones" al mejor documental de contenido social.
- 28º FESTIVAL DE CINE DE BOGOTÁ, Colombia 2011.
Mención de Honor Documental Social.
- 8º DOCUMENTAMADRID Festival Internacional de Documentales de Madrid, España 2011.
- 6º FIFI, Festival Internacional de Films Indépendants, Francia.
- 6º DOCKANEMA, Festival do Filme Documentario, Mozambique.
- 6º DOCSDF Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México 2011.
- 14º Istanbul International 1001 Documentary Film Festival, Turquía 2011.
- 11th VlSCULT, Festival of Visual Culture, Finlandia 2011.
- 10º EXILE, International Exile Film Festival, Suecia 2011.
- 18º FICVALDIVIA, Festival International de Cine de Valdivia, Chile.
- DOCUMENT 9, International Human Rights Documentary Film Festival, Reino Unido 2011.
- 35ª MOSTRA Internacional de Cinema Sao Paulo, Brasil.
- 5º ANUU-RU ABORO Festival du cinéma des peuples, Nouvelle-Calédonie 2011.
- 11º ESCALES DOCUMENTAIRES, Festival Intemational du Documentaire de Création de la Rochelle, Francia 2011.
- 9ème Festival de cinéma d'Attac, Francia 2011.
- 12th DHAKA INTERNATIONAL FILM FESTlVAL, India 2012.

 

 

flux 2000_2004 - flux 2005 - flux 2007 - flux 2008 - flux 2009 - flux 2010 - flux 2011 - flux 2012 - flux 2013 - flux 2014 - flux 2015 - flux 2016 -